Saltar al contenido

Me odio a mí mismo: 8 Formas de actuar contra el odio a uno mismo

¿Sueles tener el pensamiento “me odio a mí mismo”? Si tiene sentimientos de odio a uno mismo, sabe lo preocupante que pueden ser.
El odio a uno mismo no sólo limita lo que puedes conseguir en la vida, sino que también empeora las condiciones de salud mental, como la ansiedad y la depresión.

Para superar los sentimientos de odio a uno mismo, es importante identificar los signos y síntomas, comprender las causas subyacentes y los desencadenantes, darse cuenta de los poderosos efectos que tiene en tu vida y, por último, elaborar un plan para superar esos sentimientos de odio a uno mismo y desarrollar habilidades de afrontamiento saludables para sentirte mejor. Vamos a verlo.

Las señales del odio a uno mismo


A continuación se presentan algunos de los signos que indican que podrías estar pasando por un proceso de odio a ti mismo, además de tener una actitud negativa hacia ti mismo ocasionalmente.

Pensamiento de todo o nada: Te ves a ti mismo y a tu vida como algo bueno o malo, sin ningún matiz intermedio. Si cometes un error, sientes que todo está arruinado o que eres un fracaso.


Centrarse en lo negativo: Aunque tengas un buen día, tiendes a centrarte en lo malo que ha pasado o en lo que ha salido mal.


Razonamiento emocional:
Tomas tus sentimientos como hechos. Si notas que te sientes mal o como un fracaso, entonces asumes que tus sentimientos deben reflejar la verdad de la situación y que, de hecho, eres malo.


Baja autoestima: Por lo general, tienes una baja autoestima y no te sientes a la altura cuando te comparas con los demás en la vida cotidiana.


Búsqueda de aprobación: Buscas continuamente la aprobación externa de los demás para validar tu autoestima. La opinión que tengas de ti mismo cambia en función de cómo te evalúen los demás o de lo que piensen de ti.


No puedes aceptar los cumplidos: Si alguien dice algo bueno sobre ti, descartas lo que se dijo o piensas que sólo están siendo amables. Te cuesta aceptar los cumplidos y tiendes a rechazarlos en lugar de aceptarlos con gracia


Intentar encajar: Te sientes siempre como un extraño y tratas de encajar con los demás. Sientes que no le gustas a la gente y no puedes entender por qué querrían pasar tiempo contigo o que realmente les gustes.


Te tomas las críticas como algo personal: Lo pasas mal cuando alguien te hace una crítica y tiendes a tomártela como un ataque personal o a pensar en ello mucho tiempo después.


Frecuentemente te sientes celoso: Te encuentras con celos de los demás y no puedes reducirlos para sentirte mejor con tu situación en la vida.


Miedo a las conexiones positivas: Puede alejar a los amigos o a las posibles parejas por miedo a que alguien se acerque demasiado, y creer que acabará mal o que usted terminará solo.


Hacer fiestas de compasión por ti mismo: Tiendes a hacer alarde de tu propia compasión y sientes que te ha tocado una mala suerte en la vida, o que todo está en tu contra.


Miedo a soñar en grande: Tienes miedo de tener sueños y aspiraciones y sientes que necesitas seguir viviendo tu vida de forma protegida. Es posible que tengas miedo al fracaso, al éxito o que te desprecies a ti mismo independientemente de lo que consigas.

Ser muy duro con uno consigo mismo: Si cometes un error, te cuesta mucho perdonarte a ti mismo. También es posible que te arrepientas de cosas que has hecho en el pasado o que has dejado de hacer. Puedes tener problemas para dejar ir y superar los errores.


Punto de vista cínico: Ves el mundo de una manera muy cínica y odias el mundo en el que vives. Sientes que las personas con una visión positiva son ingenuas respecto a la forma en que el mundo realmente funciona. No ves que las cosas mejoren y tienes una visión muy sombría de la vida.

Causas del odio a uno mismo


Si estas señales te suenan demasiado, probablemente te estés preguntando por qué te odias a ti mismo y cómo has acabado aquí. Es posible que no sepas inmediatamente las respuestas a estas preguntas, por lo que es importante que te tomes un tiempo para reflexionar. A continuación se exponen algunas de las posibles causas a tener en cuenta.

Es importante recordar que no todas las personas que se odian a sí mismas han tenido las mismas experiencias vitales. No existe un camino singular que lleve a pensar “me odio a mí mismo”. Considera tus circunstancias únicas y lo que puede haberte llevado a este punto.

Crítica interna negativa


Si piensas “me odio a mí mismo”, lo más probable es que tengas un crítico interno negativo que te deprime constantemente.1 Esta voz crítica puede compararte con otros o decirte que no eres lo suficientemente bueno.

Puede que sientas que eres diferente a los demás y que no estás a la altura. Estos pensamientos podrían hacerte sentir como un paria o un fraude cuando estás con otras personas.

El crítico interior es como un frenesí que intenta socavar tu éxito. Esta voz en tu cabeza está llena de odio hacia ti mismo, y también puede evolucionar hacia la paranoia y la desconfianza si la sigues escuchando. El crítico interior no quiere que experimentes el éxito, por lo que incluso te rebajará cuando consigas algo bueno.

Las siguientes son algunas de las palabras que podría decir tu crítico interior:

“¿Quién te crees que eres para hacer eso?”
“Nunca vas a tener éxito por mucho que lo intentes”.
“Vas a estropear esto igual que estropeas todo lo demás”.
“¿Por qué una persona como tú? Debe haber un motivo oculto”.
“No puedes confiar en nadie. Sólo te van a defraudar”.
“Es mejor que te comas ese postre. Sólo vas a terminar comiendo demasiado de todos modos”.

Si tienes una voz en tu cabeza como ésta, puedes llegar a creer que este tipo de pensamientos críticos son reales. Si la voz te dice que no vales nada, que eres estúpido o poco atractivo, es posible que llegues a creer esas cosas. Y con esos pensamientos, viene la creencia de que no eres digno del amor, del éxito, de la confianza o de la oportunidad de cometer errores.

Cuanto más escuches esa voz interior crítica, más poder le darás. Además, es posible que empieces a transmitir tus propias inseguridades a otras personas, lo que te deja paranoico, desconfiado e incapaz de aceptar el amor y la amabilidad. Si esto le suena a su caso, lo más probable es que haya estado escuchando a su crítico interior negativo durante demasiado tiempo.

¿De dónde viene esa crítica interna negativa? No es probable que hayas creado esa voz en tu cabeza por ti mismo. Más bien, la mayoría de las veces, el crítico interior negativo surge de experiencias vitales negativas del pasado. Pueden ser experiencias de la infancia con los padres2 , el acoso de los compañeros o incluso el desenlace de una mala relación.

5 cosas que debe hacer si se tiene la sensación de no valer nada


Experiencias de la infancia


¿Creciste con padres que te criticaban? ¿O tuviste un padre que parecía estar estresado, enfadado o tenso, y que te hacía sentir como si tuvieras que andar con pies de plomo?

Si es así, es posible que hayas aprendido a callar y a pasar a un segundo plano. Las experiencias o los traumas de la infancia, como el abuso, la negligencia, el exceso de control o las críticas, pueden conducir al desarrollo de una voz interior negativa.3

Malas relaciones


No todas las voces interiores críticas comienzan durante la infancia. Si has tenido una relación o una amistad con alguien que ha tenido el mismo tipo de comportamientos, la situación también puede haber creado una voz interior negativa.

Esto puede incluso incluir una relación laboral con un compañero de trabajo o supervisor con tendencia a menospreciar o hacer que te sientas inferior. Cualquier tipo de relación tiene el potencial de establecer un tono negativo en tu mente y crear una voz interior negativa de la que es difícil desprenderse.


Acoso escolar


¿Has sido víctima de acoso en la escuela, en el trabajo o en otra relación? Incluso las relaciones pasajeras con personas pueden crear recuerdos duraderos que impactan en tu autoconcepto y afectan a tu autoestima.

Si te encuentras con recuerdos de sucesos aparentemente insignificantes con acosadores de tu pasado o de tu presente, podría ser que la experiencia haya tenido un efecto duradero en tu mente. Si tu voz interior negativa reproduce las palabras de tus acosadores de la vida real, tienes que hacer un trabajo más profundo para liberar esos pensamientos en lugar de interiorizarlos.

Acontecimientos traumáticos


¿Has experimentado algún acontecimiento traumático en tu vida, como un accidente de coche, un ataque físico o una pérdida importante? Si es así, la pérdida puede hacer que te preguntes “¿por qué a mí?”, lo que puede derivar en sentimientos de vergüenza o arrepentimiento, sobre todo si sientes que de alguna manera tuviste la culpa.

Desencadenantes ambientales


Mucho tiempo después de los acontecimientos originales, es posible que te sientas desencadenado por cosas que ocurren en tu vida diaria. Por ejemplo, un nuevo compañero de trabajo puede recordarte una mala experiencia pasada en el trabajo, o un nuevo amigo puede desencadenar un recuerdo desagradable de tu infancia.

Si te encuentras con una reacción emocional a una situación que parece desproporcionada con respecto a lo que ha sucedido, puede que necesites trabajar más para descubrir las cosas que te están frenando. Para muchos, este proceso es más fácil con la ayuda de un terapeuta u otro profesional de la salud mental.

Las consecuencias del odio a uno mismo


Más allá de las causas del odio a uno mismo, es importante entender los resultados que pueden producirse cuando tus pensamientos refuerzan continuamente ese odio a uno mismo.

A continuación se indican algunos posibles problemas:

  • Puedes dejar de intentar hacer cosas porque crees que sólo acabarán mal.
  • Es posible que adopte un comportamiento autodestructivo, como consumir sustancias, comer demasiado o aislarse.
  • Puede sabotear sus propios esfuerzos o no cuidar de sí mismo.
  • Es posible que, sin saberlo, elijas a personas que te perjudican o que se aprovechan de ti, como amigos o parejas tóxicas.
  • Es posible que tengas poca confianza en ti mismo y una baja autoestima.
  • Puedes tener problemas para tomar decisiones y sentir que necesitas que otros te guíen cuando te paralizas en la indecisión.
  • Puede tener una tendencia perfeccionista y luchar por hacer las cosas.
  • Es posible que te preocupes en exceso por los problemas cotidianos o por tu futuro.
  • Te cuesta creer en las cosas buenas de ti mismo y sientes que los demás sólo están siendo amables o manipuladores cuando te felicitan.
  • Es posible que no seas capaz de perseguir tus objetivos y sueños y que te sientas frenado.
  • Puede dudar de sus capacidades y de lo que puede lograr.
  • Es posible que veas el futuro como algo muy sombrío y no tengas expectativas positivas.
  • Puedes sentir que no perteneces a ningún sitio y que eres un paria y estás desconectado del mundo que te rodea.

Muchos de los problemas del odio a uno mismo son parecidos a las señales del odio a uno mismo. De este modo, se convierte en una profecía autocumplida de la que no es fácil escapar. Mientras te mantengas en este ciclo de auto-odio, nunca avanzarás. Pero con ayuda, puedes romper el ciclo.

8 formas para superar el odio a uno mismo


Si quieres vencer el odio a ti mismo, hay una serie de cosas que puedes hacer para acabar con el ciclo. Por encima de todo, recuerde que no es culpable de cómo se siente, sino que es responsable a partir de hoy de las acciones que emprenda para realizar cambios positivos.

Prueba a escribir un diario


Lleva un diario para reflexionar sobre tu día y cómo te sientes con lo que ha pasado. Reflexiona sobre los acontecimientos del día, examina las situaciones que pueden haber desencadenado ciertas emociones y sé consciente de las causas que originan cualquier sentimiento de odio hacia ti mismo.

Cuando escribas en tu diario, busca patrones y trata de ser más consciente de cómo cambian tus emociones. Las investigaciones demuestran que la escritura expresiva, como el diario, puede ayudar a reducir el malestar psicológico.5

Responde a tu crítico interior


Cuando empiece a ser más consciente de sus emociones y sus desencadenantes, intente identificar los pensamientos que tiene cuando se enfrenta a acontecimientos negativos. Pregúntese si sus pensamientos son realistas o si está incurriendo en distorsiones de pensamiento.

Intenta plantar cara a tu matón interior contrarrestando esa voz interior con argumentos en contra. Si le resulta difícil construir una voz fuerte por sí mismo, imagínese asumiendo el papel de una persona más fuerte que conozca -como un amigo, una persona famosa o un superhéroe- y responda a la voz crítica de su cabeza.

Practica la autocompasión


En lugar de odiarte a ti mismo, practica la compasión. Esto significa ver las situaciones bajo una luz diferente, ver las cosas buenas que has logrado y acabar con el pensamiento blanco o negro. ¿Qué le dirías a un amigo o a un ser querido que tuviera pensamientos similares sobre sí mismo?

¿Acaso lo malo que ha sucedido es realmente el fin del mundo? ¿Podrías replantear la situación para verla como un contratiempo en lugar de una catástrofe? Cuando puedas ser más amable contigo mismo, te abrirás a sentimientos más positivos y a una voz interior positiva. Las investigaciones demuestran que la terapia centrada en la compasión puede mejorar la autoestima, lo que podría ser útil para reducir el odio hacia uno mismo.6

Pasa tiempo con gente positiva


En lugar de salir con personas que te hacen sentir mal, empieza a salir con personas que te hacen sentir bien. Si no tienes ninguna persona positiva en tu vida cotidiana, considera la posibilidad de unirte a un grupo de apoyo. Si no estás seguro de dónde encontrar uno, la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales es un buen lugar para comenzar, independientemente del tipo de problemas de salud mental que puedas estar enfrentando.


Practica la meditación


Si le resulta difícil frenar y separarse de sus pensamientos negativos, intente comenzar una práctica de meditación regular. Practicar la meditación es una forma de apagar la voz negativa en tu cabeza. También es como un músculo; cuanto más lo practiques, más fácil te resultará aquietar tu mente y dejar de lado los pensamientos negativos.

Acude a un psicólogo


Si tienes problemas con tu salud mental, quizá te convenga acudir a un psicólogo. Aunque es posible cambiar de mentalidad por sí mismo, un psicólogo puede ayudarle a superar los traumas del pasado con mayor rapidez y guiarle hacia modelos de pensamiento más útiles.

Cuida de ti mismo


En lugar de adoptar comportamientos autodestructivos, dedíquese al autocuidado. Este enfoque significa cuidar de tu salud física y mental haciendo todas las cosas que te harán sentir bien. Coma alimentos saludables, haga ejercicio con regularidad, duerma lo suficiente, reduzca el tiempo que pasa en las redes sociales y en las pantallas, pase tiempo en la naturaleza y hable con amabilidad consigo mismo, por nombrar algunos ejemplos.

Avanza hacia la vida que quieres


El antídoto para no sentirse mal todo el tiempo puede ser empezar a dar pequeños pasos hacia lo que quieres en la vida. Eso podría significar encontrar una nueva carrera, viajar, salir de las deudas, terminar una relación, formar una familia o mudarse lejos. Determina tus valores y empieza a actuar de acuerdo con ellos. Una vez que empieces a alinearte con tus valores, será más fácil sentirte seguro de ti mismo.

Si has llegado hasta aquí te dejo mi Instagram, donde suelo publicar sobre autoestima para que a diario recuerdes lo más importante.

Quererte tu mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escribenos por Whatsapp
Hola!
Puedes escribirnos por aqui para pedir cita