Saltar al contenido

Psicólogo de ansiedad

psicologos madrid

Psicólogo de Ansiedad Madrid | LA ANSIEDAD

Entre los diferentes problemas que podemos tener a lo largo de nuestras vidas unos son más comunes que otros. Unos nos generan menos malestar y otros más. De entre todos ellos destaca uno muy conocido y que todos hemos experimentado de alguna u otra manera, la ansiedad.

En este artículo, nuestro equipo de mi psicólogo Madrid contará todo lo relacionado con la Ansiedad.

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?, ¿CÓMO SABER SI TENGO ANSIEDAD?¿ Necesito ayuda de un psicologo ansiedad?

Todos hemos sentido ansiedad en algún momento de nuestra vida. De una manera o de otra. Pero, ¿sabemos qué es exactamente la ansiedad? Un experto psicologo en ansiedad puede responderte.

La ansiedad no es más que la respuesta que da nuestro organismo ante una amenaza. Imaginemos que es un domingo por la tarde y estamos tranquilamente paseando por la calle. De repente, tenemos la sensación de que algo, por la espalda, nos está siguiendo. Nos damos la vuelta y vemos como, efectivamente, hay un atracador que se dirige a nosotros. En ese momento, de manera automática (sin pensarlo ni darnos cuenta) nuestro cuerpo va a reaccionar con una serie de cambios corporales que nos ayudarán a ponernos a salvo de este peligro. A enfrentarnos al atracador, o a salir corriendo, es decir, a luchar o a huir. Estos cambios son adaptativos:

  • Sentiremos palpitaciones por el aumento de la frecuencia cardíaca. De esta manera nuestro corazón bombeará más sangre a los músculos para tener más energía.
  • Aumentará la tensión muscular, para prepararnos a la acción (luchar o huir).
  • El sudor, escalofríos o el calor, que se deberán a la refrigeración del cuerpo para compensar el exceso de calor muscular. La piel se hace más resbaladiza, lo que dificulta ser capturado.
  • La posible visión borrosa se deberá al aumento de la dilatación de la pupila. De esta manera aumenta la discriminación visual para captar el peligro.
  • Habrá más sangre en las manos y piernas que en el resto del cuerpo. También más sangre en las áreas del cerebro encargadas de la movilidad. En estos casos es más útil moverse que pensar reflexivamente. El hormigueo, palidez y frío se deberán a esto.
  • Además, se pararán otras funciones del organismo como la digestión. Por ello, sentiremos molestias estomacales.

 

Video ¿Qué es la Ansiedad?

Estos cambios corporales es lo que llamamos ansiedad. Y son tremendamente útiles, pues probablemente nos ayudarán a salir victoriosos de nuestro atracador, es decir, a sobrevivir.

Por ello, la ansiedad tiene un valor adaptativo. Cuando vamos a presentarnos a un examen, por ejemplo, tener un grado moderado de ansiedad nos va a permitir estar más activados y hacerlo mejor que si, por ejemplo, estamos completamente relajados.

Como decíamos, todos experimentamos ansiedad. Es una emoción más, como la tristeza, la alegría, etc.

mujer con ansiedad en un banco

Además, la ansiedad no es negativa. Estos síntomas son muy desagradables, pero no peligrosos. Nunca nadie, en ningún lugar del mundo, ha muerto o enloquecido por sentir esto. Estas sensaciones, en sí mismas, son inofensivas. No hay consecuencias perjudiciales de la ansiedad para el organismo.

Ahora bien, en ocasiones sentimos ansiedad ante otro tipo de situaciones, como por ejemplo hablar en público. Y es que la ansiedad se produce ante situaciones consideradas amenazantes, que objetivamente pueden ser reales, o imaginarias. Es aquí cuando entran en juego las interpretaciones.

Hablar en público, en sí mismo, no tendría por qué provocar ansiedad. Pero por diversos motivos se puede considerar amenazante: quedarse en blanco, la posibilidad de hacer el ridículo, temor a ponerse rojo, etc. Por lo tanto, lo que genera la ansiedad es la interpretación de peligro de esa situación. Los pensamientos pueden contribuir a aumentar la sensación de amenaza.

DIFERENCIA ENTRE LA ANSIEDAD NORMAL Y LA PATOLÓGICA

El nivel de activación (los cambios corporales de los que hemos estado hablando anteriormente) de una persona puede ir de unos niveles mínimos a unos máximos, del sueño profundo a un estado de ansiedad.

ansiedad-esquema

En la franja de ansiedad, la de mayor nivel de activación, podríamos encontrar el hacer deporte. Las sensaciones físicas son parecidas: el corazón late más deprisa, hiperventilación, sudoración, etc. Sin embargo, aunque estas sensaciones sean parecidas, no es ansiedad. Ansiedad es un alto nivel de activación en una situación incongruente (por ejemplo, estar en el sofá de nuestra casa).

No es la activación o las sensaciones corporales en sí mismas lo que resulta problemático, sino la intensidad (muy elevada), la continuidad (todos los días), y la inadecuación de las situaciones, es decir, la “no justificación” de éstas.

Sigamos con el ejemplo del examen antes mencionado. No es lo mismo que sienta nerviosismo, de una intensidad moderada, antes de un examen (esto sería motivación y probablemente nos ayude este estado a dar lo mejor de nosotros mismos); que sentir una ansiedad desbordante todos los días cada vez que vamos a la facultad.

Aqui tienes más información sobre el papel del psicólogo frente a la ansiedad.

SÍNTOMAS DE ANSIEDAD

Cuando esta ansiedad ya es patológica provoca malestar clínicamente significativo. Algunos de los síntomas que se experimentan son los siguientes:

A nivel fisiológico:

  • Taquicardias, opresión en el pecho.
  • Sudoración, sequedad de boca, mareo/inestabilidad
  • Tensión muscular, temblor, flojera/debilidad, hormigueo/entumecimiento.
  • Molestias en el estómago, nauseas, vómitos, dificultades para tragar.
  • Dificultad para respirar (sensación subjetiva de ahogo)
  • Micción frecuente

A nivel conductual (cómo uno se comporta):

  • Movimiento continuo/inquietud/irritabilidad
  • Conductas de escape o evitación de situaciones
  • Inhibición o bloqueo

A nivel cognitivo (pensamientos):

  • Preocupación, pensamientos intrusivos
  • Dificultad de concentración/sensación de pérdida de memoria
  • Miedo a perder el control, a volverse loco o a morirse.
  • Desrealización: alteración de la percepción exterior, como extraño o irreal.
  • Despersonalización: sensación extraña de uno mismo, como si fuera una película.

Es importante señalar que no todas las personas tienen los mismos síntomas, ni la misma cantidad de ellos.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD TRATADOS POR EL PSICOLOGO

  • Trastorno de pánico: la persona padece ataques de pánico imprevistos y recurrentes que pueden causar preocupación continua acerca de la posibilidad de que se repita y sus consecuencias. Además de poder producirse un cambio en su comportamiento (evitar las situaciones donde se han producido, realizar ejercicio físico, etc.)
  • Agorafobia: miedo intenso a estar en situaciones de las cuales se considera difícil escapar o disponer de ayuda en caso de tener un ataque de pánico o síntomas similares. Este miedo es continuo y desproporcionado respecto al peligro real que plantean las situaciones o el contexto sociocultural de la persona. Como consecuencia, las situaciones temidas se evitan activamente, se soportan con un gran malestar o requieren de un acompañante para afrontarlas.
  • Fobia: temor intenso, excesivo e irracional ante la presencia o anticipación de un objeto o situación específico. La exposición a tal situación u objeto provoca una respuesta acusada de ansiedad o la evitación de esta.
  • Ansiedad social: temor intenso y persistente ante situaciones sociales donde la persona se ve expuesta a la posible evaluación por parte de los demás o por la presencia de personas no conocidas. La persona, frecuentemente, teme actuar de un modo humillante o embarazoso.
  • Ansiedad generalizada: preocupación excesiva o anticipación durante más tiempo del que la persona antes lo hacía en relación en la mayor parte de áreas de su vida (laboral, familiar, personal, etc.). Esto produce síntomas como: inquietud constante, fatiga, dificultades para concentrase, irritabilidad, tensión muscular o problemas de sueño.
  • Ansiedad por separación: miedo o ansiedad excesiva e inapropiada (para el nivel de desarrollo de la persona) a la separación de las personas por las que siente apego (por ejemplo: pareja, padre, madre, etc.) Esto causa un malestar excesivo ante las siguientes situaciones o la posibilidad de que ocurran: separación de las figuras de apego, la pérdida de ellas o la posibilidad de que sufran algún daño, que un acontecimiento cause la separación. También rechazo a salir lejos de casa por miedo a la separación, miedo a estar solo sin las personas de apego, quejas de síntomas físicos cuando se prevé o produce una separación o pesadillas recurrentes.
  • Mutismo selectivo: se produce cuando el niño no habla en determinadas circunstancias o contextos a pesar de hacerlo con fluidez en otras situaciones en las que se siente cómodo y relajado.

TRATAMIENTO ANSIEDAD. CÓMO CONTROLAR LA ANSIEDAD

El tratamiento de la ansiedad dependerá de qué tipo de problema (de los recién mencionados) tiene la persona. Pero las pautas comunes son:

1º. Hablar sobre qué es la ansiedad.

2º. Trabajar el miedo al miedo (miedo a tener ansiedad).

3º Recursos y técnicas de control emocional, de manejo de la ansiedad.

4º. Ver los posibles miedos que existen detrás de la presencia de ansiedad y manejo de estos. Ver qué situaciones pasadas la persona ha tenido ansiedad y trabajo sobre estas.

5º Previsión y prevención de aquellas situaciones futuras donde la persona considera que podría tener ansiedad.

Si deseas más información, o consultar con un psicologo de ansiedad experto, puedes consultar aquí cuál es nuestro método de trabajo o ponerte en contacto con nosotros, sin compromiso, para comentarnos tus dudas.

Pide consulta:

Teléfono: 601 406 025

Glorieta de Ruiz Gimenez 4. 1 Derecha

[Total:0    Promedio:0/5]