Saltar al contenido

Como Internet nos engaña sobre lo que sabemos

Cómo internet afecta a nuestra confianza en lo que sabemos

Internet es una herramienta que nos puede dar la ilusión de que nuestro conocimiento es mayor del que en realidad es, es decir nos hace pensar que somos más inteligentes de lo que somos en realidad. Afortunadamente, puede haber una cura para nuestra arrogancia, según el psicólogo Tom Stafford.

Internet tiene la reputación de tener conocimiento sobre todo. Los que publican comentarios en artículos, bloggers, incluso tus antiguos compañeros de la escuela que ahora los tienes agregados en Facebook, todos parecen hincharse con confianza en su comprensión de saber exactamente cómo funciona el mundo (y están dispuestos a compartir ese conocimiento con todo el mundo y cualquier persona que escuche).
segun una reciente investigación, el hecho de tener acceso a practicamente toda la información del mundo, puede inducir a una ilusión, un exceso de confianza en nuestra propia sabiduría. Afortunadamente, la investigación también comparte pistas en cuanto a la forma en que el exceso de confianza puede ser corregida.

Saber cómo internet afecta a nuestra forma de pensar acerca de lo que sabemos, es un tema que los psicólogos llaman metacognición.
Si piensas sinceramente que sabes más de lo que en realidad conoces, entonces has cometido el error. La investigación sugiere que una ilusión de la comprensión puede ser en realidad muy común, y que surge este error metacognitivo en nuevas formas y maneras.

¿En qué consiste ese Engaño?

Matt Fisher, considera un tipo particular de pensamiento, conocido como memoria transactiva, que es la idea de que dependemos de otras personas y otras partes del mundo – libros, objetos – para recordar las cosas para nosotros mismos. Si alguna vez has dejado algo que necesitabas para el trabajo y te has olvidado algo importante, entonces has estado utilizando la memoria transactiva. (puedes ver por qué se produce en este blog: ¿por qué se me olvidan las cosas?)

Parte de este fenómeno se comprende al confundir lo que realmente sabemos en nuestras memorias personales, con lo que tenemos gracias en realidad al fácil acceso, el conocimiento de que es fácilmente disponible en el mundo, es decir, nuestros teléfonos móviles y el gigante de obtención de información, google, sin llegar a comprender en profundidad aquello que pensamos que sabemos.

Se puede sentir como que entendemos cómo funciona un coche, según este argumento, cuando en realidad no es más que familiarización con el tema en general.
Fisher y sus colegas estaban muy interesados en cómo esta tendencia se ha potenciado con la era de Internet. En un experimento se pidió a las personas respuestas a preguntas sobre hechos, tales como “¿Por qué hay zonas  horarias?”. La mitad de los participantes fueron instruidos para buscar las respuestas en internet antes de contestar, la mitad se les dijo no mirar las respuestas en Internet. A continuación, se pidió a todos los participantes cómo confiadamente que podrían explicar las respuestas a una segunda serie de preguntas (independiente, sino también de hechos, preguntas tales como “¿Por qué hay noches nubladas ó calientes” o “¿Cómo se hace el vinagre?”).

interrnet nos engaña con la informacion

 

Efectivamente, las personas que acababan de hacer la búsqueda en Internet para obtener información fueron significativamente más confiados en su comprensión de la segunda serie de preguntas. Los estudios de seguimiento han confirmado que estas personas realmente creía que el conocimiento era de ellos: eran todavía más seguros si se le pedía que indicaran su respuesta en una escala que representan diferentes niveles de comprensión con imágenes de la actividad cerebral de exploración (una estratagema que pretendía hacer hincapié en que la información estaba allí, en sus cabezas). El efecto de confianza se mantuvo, incluso cuando el grupo de control se les proporcionó material de respuesta y el grupo de Internet de búsqueda fueron instruidos para buscar un sitio que contiene el mismo material exacto de respuesta. Hay algo sobre la búsqueda activa de información en Internet que genera una ilusión específica sobre que el conocimiento estaba en las propias cabezas de los participantes. Es decir, lo que internet contiene como información, lo consideramos como propio cuando el acceso a esa información viene de una búsqueda propia realizada en internet.

Si la sensación de control de la información genera un exceso de confianza en nuestra propia sabiduría, en realidad todos nos estaríamos volviendo más confiados al creer que ese conocimiento nos pertenece. Afortunadamente otro estudio, también publicado este año, sugiere una cura parcial.

Amanda Ferguson, Universidad de Toronto, y colegas, realizaron un estudio similar, excepto que a la inversa: se pidió a los participantes a dar respuestas primero y, si no los conocen, busca el Internet después de la correcta información.

En este estudio, las personas con acceso a internet estaban en realidad menos dispuestos a dar respuestas en primer lugar que las personas en el estado no hay internet. Para estos individuos, el acceso a la Internet les ha cerrado, en lugar de animarles a afirmar que lo sabía todo. Mirando más de cerca  sus juicios, parece que el efecto no fue simplemente que la comprobación de los hechos había minado su confianza. Los que sabían que podían caer de nuevo en la web para comprobar la respuesta correcta no informaron sentir menos confianza en sí mismos, sin embargo, todavía eran menos propensos a compartir la información y mostrar sus conocimientos.

Cómo luchar contra el Sabelotodo

Por lo tanto, poner a la gente en una posición en la que podía luego comprobar su respuesta, los hizo más cautelosos en sus primeras respuestas. La implicación que saco de esto es que una forma de lucha contra un sabelotodo, la estrategia a utilizar seria advertirle que luego lo comprobarás para asegurarte de si es correcto o incorrecto. Puede que no detengamos su búsqueda incesante en internet , pero nos aseguraremos de que aminore su velocidad, y así  disminuya la sensación de que sólo porque acceso a través de internet a la información, no significa que tenga el conocimiento.

¿Está cambiando internet nuestra forma de pensar?. La respuesta, según este estudio, es que internet está dando nuevo combustible a la manera en que siempre hemos pensado. Y puede generar un exceso de confianza, sobre todo cuando confundimos el límite entre lo que sabemos y lo que está disponible para nosotros a través de Internet, y puede ser una causa de incertidumbre, si sabemos que nuestra respuesta sera comprobada.

Nuestras tendencias a sobrestimar lo que sabemos, al utilizar la información que está fácilmente disponible como un sustituto para nuestro propio conocimiento, y que preocuparse de ser atrapados si la respuesta es incorrecta, son las dos variables que afectan en la manera en la que pensamos.

Los tiempos cambian, e inevitablemente, nuestra forma de pensar también (o mejor dicho nuestra forma que creemos que tenemos de pensar)

 

También te puede Interesar:

 

[Total:0    Promedio:0/5]