Saltar al contenido

CHANTAJE EMOCIONAL

El chantaje emocional es una forma disfuncional de manipulación que la gente suele realizar para salir beneficiados puediendo llegar incluso a amenazar a otros para conseguir lo que quieren.

El resumen del chantaje emocional es que si no haces lo que quiero cuando lo quiero, sufrirás.

Dicho de otra manera, es cuando las personas en tu vida usan el miedo, la obligación y la culpa para manipularte

Las tácticas de chantaje emocional son utilizadas por los abusadores para amenazar con el fin de obtener lo que quieren. Al hacer demandas y amenazas, crean sentimientos de miedo, culpa y rabia. Al hacerlo, desvían la culpa y la responsabilidad a la víctima por sus propias acciones negativas. Típicamente, este tipo de manipulación disfuncional ocurre en relaciones cercanas.

El chantaje emocional es un concepto desarrollado recientemente y que recibe cada vez más atención. En este articulo exploramos el significado detrás del chantaje emocional, ejemplos de esta manipulación, el daño que ocurre por este abuso emocional y las formas de manejarlo.

El significado del chantaje emocional


El chantaje emocional es el proceso en el que una persona hace demandas y amenazas para manipular a otra persona para conseguir lo que quiere. Es una forma de abuso psicológico, que causa daño a las víctimas. Sus demandas a menudo tienen como objetivo controlar el comportamiento de la víctima a través de formas muy cuestionables.

El chantaje emocional es una forma de ser manipulado incluso por la pareja. Sin embargo, en estas situaciones, suelen ser difícil de reconocer incluso si la víctima está siendo manipulada.

Los chantajistas emocionales emplean una táctica de miedo y culpa para conseguir lo que quieren. Una mezcla peligrosa.

El chantaje emocional puede crear en otros sentimientos de miedo, obligación, culpa y ansiedad.

Pensamos que jamás sufriremos el chantaje emocional, pero la manipulación emocional ocurre sobre todo en relaciones cercanas.

El manipulador aprovecha los conocimientos adquiridos sobre los temores de la víctima. Los chantajistas usarán la información que aprendan sobre lo que la víctima teme para manipularlos.

Ese dato es importante, utilizan la información personal sobre las vulnerabilidades de la víctima en su contra.

Otro desencadenante que los chantajistas utilizarán es poner a prueba el sentido de obligación de la víctima. Por lo general, crearán una culpa inmerecida y una culpabilidad para atribuir sus problemas a la víctima.

Hacen amenazas relacionadas con los desencadenantes emocionales de la víctima para forzar el cumplimiento.

Por ejemplo, “Si no haces lo que quiero, te dejaré, te contaré tus secretos, te dejaré…” También pueden aprovechar el sentido de responsabilidad y obligación de la víctima. “Todo lo que hago es trabajar para esta familia, lo menos que podrías hacer es…” Los chantajistas explotan el sentimiento de culpabilidad de la víctima para crear confusión y hacer que la víctima ceda.

Como las tácticas pueden ser encubiertas, el chantaje emocional puede ser difícil de detectar, especialmente para quienes pueden ser más vulnerables.

Muchas personas que sufren esa manipulación emocional ni siquiera se dan cuenta. De hecho, suelen pensar que los malos son ellos.

Los chantajistas hacen casi imposible ver cómo nos están manipulando, porque dejan una espesa niebla que oscurece sus acciones. Todo el tiempo, si intentamos defendernos, se aseguran de que literalmente no podamos ver lo que nos está pasando.

Pueden utilizar técnicas encubiertas que crean confusión por ejemplo:

Sus demandas parezcan razonables
Hacen que la víctima se sienta egoísta
Hace que la víctima parezca como si estuviera loca
Aliarse con alguien de influencia para intimidar a la víctima

Señales de advertencia de chantaje emocional en una relación:

Se disculpa frecuentemente por cosas que no hace, como el arrebato del manipulador, un mal día o comportamientos negativos.
Si es a su manera o nada, incluso si es a expensas de la pareja.
Parece ser una calle de un solo sentido de sacrificio y cumplimiento.
Una persona se siente intimidada o amenazada para obedecer o cumplir.Todo parece ser culpa de la victima.

El ciclo disfuncional de chantaje emocional, la víctima puede inclinarse a: disculparse, suplicar, cambiar los planes para satisfacer las necesidades de los demás, llorar, usar la lógica, ceder o desafiar.

Típicamente, les resultará difícil defenderse, abordar directamente el tema, establecer límites y comunicar al chantajista que el comportamiento es inapropiado. No establecen consistentemente límites claros que indiquen lo que es aceptable para ellos.

Muchas veces, tanto es el sufrimiento y la manipulación que los que van a pedir ayuda al psicologo pensando que tienen algo mal, son ellos mismos.

Vamos a ver 4 tipos de tácticas de manipulación emocional:

Castigadores – Los castigadores operan con la necesidad de salirse con la suya, sin importar los sentimientos o necesidades de la otra persona. Su lema es “mi camino o nada”. Los castigadores insistirán en presionar por el control y conseguir lo que quieren con amenazas de infligir daño o perjuicio.
Auto-castigos – Los individuos pueden hacer amenazas de auto-daño si la pareja no cumple con lo que quiere.
Sufridores – es la voz de la víctima que transmite la culpa a la pareja si no hace lo que se le exige. Si no cumplen, se sugiere que su sufrimiento será culpa de los demás. “Después de todo lo que he hecho por ti, ¿vas a dejarme sufrir…?”
Concedores de deseos – Esta puede ser la forma más sutil y confusa de manipulación. Hay una promesa de lo que será mejor si cumplen. Despierta la esperanza, pero aún así conecta una amenaza a la demanda.

¿Cómo empiza la manipulación emocional?

Normalmente comienza con comentarios y comportamientos sutiles o implícitos. La progresión puede ser poco a poco, así que uno no se da cuenta de su impacto hasta que se ha vuelto grave.

Una metáfora sería de la rana en agua hirviendo. Si colocas una rana inmediatamente en agua hirviendo, sus instintos harán que salte por el dolor instantáneamente. Sin embargo, si colocas una rana en agua tibia y aumentas lentamente el calor, no reconoce el dolor como una señal de peligro al mismo nivel de calor. La rana se desensibiliza cuando el agua se calienta lentamente.

Cómo hacen el chantaje emocional:

Una exigencia del manipulador. El manipulador hará una clara demanda de lo que quiere, atada con una amenaza. Tienes que pagar mi alquiler o te dejaré. Necesitas dejarme mudarme o le diré a tu hermana lo que dijiste de ella.
Resistencia de la víctima. Después de identificar la demanda, la víctima puede resistirse o sentir la necesidad de evitar a la persona porque no está segura de cómo manejar la demanda. La parte preocupante de este proceso es que a menudo es una demanda desagradable, desfavorable o irrazonable para la víctima.
La presión del manipulador. Los manipuladores de chantaje emocional no se preocupan por presionar demasiado. Persistirán en conseguir lo que quieren sin importar lo que cueste. No tienen en cuenta los sentimientos heridos o el miedo que se está creando. La creación de miedo puede ser incluso la fuerza impulsora detrás de la demanda hecha. El manipulador puede presionar sugiriendo que la víctima está siendo irracional, tonta o irrazonable. Esta parte del proceso puede hacer que la víctima empiece a cuestionar su sentido de la realidad y si se equivoca al sentirse preocupada por la demanda que se le hace. Comienzan a perder su saludable sentido de la perspectiva y lo que su instinto les dice. El manipulador puede incluso dar la vuelta a la situación para culpar a la víctima o cuestionar sus motivos si no está de acuerdo inicialmente con la demanda planteada. La confusión es una gran parte de este proceso.
Amenazar a la víctima. Esta es la parte del proceso en la que el manipulador amenaza con hacer o no hacer algo que cause infelicidad, incomodidad o dolor a la víctima. Crean una situación en la que la víctima puede ser responsable del resultado negativo prometido si no cumple.
Cumplimiento de la víctima. La víctima cede, ya sea rápidamente o lentamente a través de un proceso de aumento de la autoconfianza. Cumplen con la demanda del manipulador, a menudo causando sentimientos de ansiedad, culpa, miedo, ira o resentimiento.


El manipulador se sale con la suya y cede temporalmente hasta que surge la siguiente demanda de lo que quiere. La frecuencia de estos comportamientos y tendencias varían en todas las relaciones que implican chantaje emocional. Independientemente de la consistencia de estos comportamientos, tiene un efecto negativo y tóxico en la relación y en la víctima. Ahora el ciclo está en su lugar y se han sentado las bases para que este patrón continúe.

Puedes dejar tus preguntas en comentarios si quieres que te informemos sobre el chanteje emocional en la pareja.

Abrir chat
Escribenos por Whatsapp
Hola!
Puedes escribirnos por aqui para pedir cita