Saltar al contenido

Aceptación: ¿Cómo aceptar la realidad tal y como es?

La aceptación es clave en el bienestar de cualquier persona, pero suele ser difícil de conseguir. Es decir, solemos rechazar aquello que no nos agrada o que contradice nuestras expectativas.

Este rechazo se convierte en una de nuestras principales fuentes de sufrimiento. Si no aceptamos la realidad y deseamos que las cosas sean distintas, viviremos desconsolados inútilmente.

Además, ese sufrimiento se asocia mayormente a nuestras reacciones emocionales, actitudes y pensamientos. Mucho más que a las consecuencias del problema en sí.

La falta de aceptación y la insatisfacción crónica

Muchas personas basan su felicidad en la consecución de ciertos hechos. Es decir, creen que serán felices cuando consigan un trabajo mejor o hallen a su media naranja, por nombrar algunos ejemplos.

Por lo tanto, creen que serán felices solo cuando logren eso que tanto ansían. Con esto corren el riesgo de esperar toda la vida ese futuro mejor que nunca llega.

El Imperial College de Londres demostró a través de un estudio científico que un problema grave de esta mentalidad es sobreestimar la felicidad que generan algunas situaciones. El estudio involucraba dar dinero a un grupo de personas para invertir. Y, los autores les pidieron que valoraran cómo se sentirían en caso de que ganaran o perdieran.

Su objetivo era estimar el nivel de precisión que tenemos parar valorar las reacciones emocionales. ¿Qué resultados obtuvieron? Resulta que no nos sentimos tan tristes como pensábamos cuando tenemos un revés ni tan felices como esperábamos cuando acertamos.

Por esa razón, no aceptar la realidad y vivir esperando un futuro promisorio puede llevarnos a la insatisfacción crónica. Un síndrome conocido como bovarismo o síndrome de Madame Bovary.

Este síndrome se debe al contraste entre nuestras ilusiones y aspiraciones, normalmente desproporcionadas respecto a nuestras posibilidades. Por lo tanto, la realidad es percibida como frustrante.

Dicha insatisfacción puede generar, a su vez, comportamientos desadaptativos. Con lo cual aumenta los niveles de frustración y, de esta manera, se entra en un espiral de infelicidad que no es nada buena para nuestro bienestar.

La aceptación cómo método para ser más felices

Aunque la vida nos coloque pruebas difíciles, evitarlas no hará que desaparezcan, antes bien, pueden agravarse. Incluso, pueden hacer que broten trastornos psicológicos debido a la represión de las emociones que siguen perturbándonos desde el inconsciente.

En este sentido, es clave tener presente que la frustración suele depender de nuestras expectativas. Si alimentamos expectativas irreales, nos sentiremos frustrados e insatisfechos en caso de que no se cumplan.

Bajo esta remisa, la aceptación de la realidad, nos ayudará a vivir los contratiempos con tranquilidad y entereza. Y, como consecuencia, seremos más felices… al liberarnos de los sentimientos que nos dañan.

Aceptar las cosas tal y como son

Muchos nos preguntamos: ¿Cómo aceptar las cosas tal y como son? ¿Qué pasos seguir? A continuación, te dejamos algunos consejos que te servirán para aceptar la realidad.

1.      No te ahogues en las quejas, busca soluciones

Un problema común es lamentarse por cosas que ya ocurrieron. Una actitud que en lo absoluto cambiará el pasado. Aunque puede ser catártico, si te quedas enganchas en las quejas te convertirás en una víctima de las circunstancias.

Las quejas sin sentido, que no conducen a soluciones, son una pérdida de tiempo y energía. Lo ideal es preguntarte qué es lo que te molesta y qué puedes cambiar para mejorar tu situación.

2.      Despréndete de pensamientos negativos

Debes desprenderte de aquello que te estás aferrando y que no te hace bien. En caso de no poder cambiar tu situación, porque se escapa de tus manos, debes aprender a dejar ir los pensamientos y sentimientos dañinos.

Existen técnicas terapéuticas adaptadas a la necesidad específica de cada persona. Y, nosotros podemos ofrecerte la ayuda que necesitas… Por ejemplo, el mindfulness te ayudará a encontrar la serenidad que necesitas aquí y ahora.

Sin embargo, si has vivido una situación traumática lo ideal es un tratamiento EMDR

Técnica con la cual, podrás integrar esas experiencias en tu historia de vida minimizando su impacto emocional negativo.

3.      Ser una persona agradecida

El genial Erich Fromm, escribió: “Si con todo lo que tienes no eres feliz, con todo lo que te falta tampoco lo serás”.

Se agradecido con lo que tienes en todos los aspectos de tu vida. Es aconsejable llevar un diario de la gratitud, para aprender a apreciar las cosas valiosas que probablemente das por sentado.

En ese diario, antes de acostarte, escribe tres razones por las cuales debes agradecer. Poco a poco comenzarás a ver todas las cosas positivas que te rodean y percibirás la vida de mejor manera.

4.      Cambia tu narrativa

Tú eres el artífice de tu historia. Y, como consecuencia, decides el papel que asumes: héroe o víctima, oportuno o inútil…

Evita las creencias limitantes (enlazar con el articulo correspondiente a creencia limitantes) y concentra tu atención en cambiar la situación que te genera malestar. Pregúntate:

  • Cuál es mi reacción al tener esa afirmación limitante.
  • Qué sería de mí si logro desafiar esa creencia negativa, qué potencial alcanzaría.
  • Qué sentiría si no tuviese ese concepto negativo predefinido en mí.

Asume la realidad desde una perspectiva positiva y desarrolladora. Para ello, puedes partir de un cambio en la narrativa que construyes en torno a los acontecimientos de tu vida.

Si necesitas ayuda de un psicólogo profesional para superar este problema, no dudes ponerte en contacto con nosotros.

Abrir chat
Escribenos por Whatsapp
Hola!
Puedes escribirnos por aqui para pedir cita