Saltar al contenido

Creencias limitantes: Cómo liberarte de ellas

Las creencias limitantes se definen como todos aquellos pensamientos que se convierten en una limitante para que podamos desarrollar nuestras potencialidades.

Son creencias o pensamientos que suelen estar alojados en el subconsciente. Por lo tanto, no siempre son fáciles de identificar. Pero hay que ver la influencia que tienen en nuestras decisiones, actitudes y comportamientos.

Por ejemplo, si crees que los errores son “negativos”, difícilmente puedas aprender de ellos. Tendrás la tendencia a evitar determinadas experiencias, simplemente por temor a fallar. Y, dejas a un lado, la oportunidad que te ofrece cometer un error. Es decir, un error puede ser una fuente de aprendizaje o una oportunidad para lograr un cambio positivo en tu vida.

Podemos cambiar la frase “se gana o se pierde” por “se gana o se aprende”.

Reestructuración cognitiva (técnica para cambiar los significados)

Está comprobado que muchas de nuestras creencias limitantes provienen de la infancia. Sin embargo, otras se han formado a partir de generalizaciones erróneas forjadas de situaciones puntuales.

Por ejemplo, al cometer un error en el trabajo, puedes optar por afrontarlo de dos maneras:

  1. Generar la creencia limitante: “no soy lo suficientemente bueno” y/o “no valgo nada”.
  2. Asumirlo como un reto para para mejorar tus habilidades.

En este sentido, los eventos en sí mismos realmente no tienen connotaciones positivas o negativas. Antes bien, somos nosotros quienes se las damos dependiendo de nuestras expectativas, prejuicios, sentimientos y experiencias de vida.

Por esta razón, la reestructuración cognitiva es una de las técnicas más utilizadas para eliminar las creencias limitantes.

Se trata de un proceso terapéutico que involucra una serie de preguntas con un estilo socrático. El terapeuta busca que la persona construya un nuevo significado a las situaciones que soportan la creencia limitante.

Es allí, donde la persona debe descubrir esos significados, indagar en su origen y comprender cómo limitan su vida.

Posteriormente, como no es suficiente identificar las creencias limitantes, se debe dar el siguiente paso. El cual consiste en trabajar directamente con los significados y ponerlos en una perspectiva diferente (más objetiva).

Lo que se busca con esta etapa de la terapia es cambiar las creencias limitantes. Específicamente, por afirmaciones que potencien el desarrollo y el bienestar de la persona.

¿Cuáles son las distorsiones cognitivas más comunes?

Las distorsiones cognitivas son consideradas la base de las creencias limitantes. En esencia, son formas erradas de procesar los hechos que dan lugar a problemas emocionales. Las más frecuentes son:

1.      El Pensamiento polarizado

Aquí debemos traer la popular frase: “la verdad absoluta no existe”. Por lo tanto, no debemos interpretar los eventos en términos absolutos, sin considerar los puntos intermedios. Ya que esto podría reforzar creencias como: “yo si tengo mala suerte”, “solo me suceden cosas malas”.

2.      La Sobre-generalización

Las generalizaciones suelen ser odiosas o pesadas. Sacar conclusiones sobre la base de casos aislados y extenderlas a todas las situaciones es una mala idea. Debido a que suelen conducir a afirmaciones negativas como: “a nadie le caigo bien”.

3.      La Abstracción selectiva

Centrarse solo en los aspectos negativos de cada situación, obviando los positivos, genera numerosas creencias limitantes.

En este sentido, se pueden reforzar afirmaciones como: “todo lo que hice estuvo mal”.

4.      La Autoacusación

Es positivo asumir nuestros errores y verlos como una oportunidad para crecer. Pero, algo muy diferente es querer adjudicarse la culpa por todo lo que sucede.

Esta actitud termina por llevar a la persona a pensar que no es buena en nada. Y, como consecuencia, reforzar creencias negativas como “es que yo soy muy torpe”.

5.      El Razonamiento emocional

No hay que dejarse llevar por las emociones. Sacar conclusiones en base a cómo nos sentimos en un momento especifico, en caliente, en vez de analizar la realidad es la base de numerosas creencias limitantes. Como, por ejemplo: “soy un inútil”.

Cómo eliminar las creencias limitantes

Debemos liberarnos de las creencias limitantes. Por ejemplo, puedes pensar “realmente no fui hecho o hecha para la cocina”, aunque sabes que eres de buen paladar y quisieras aprender a cocinar a tu gusto.

En este caso, tu creencia te limitará mientras no la desafíes. Pero, antes de hacerlo, debes estar consciente de que esa creencia sobre ti representa un obstáculo para tu bienestar. Y, es allí cuando podrás desafiarla, puedes ayudarte con algunas herramientas como la auto-hipnosis y un plan de actuación.

De esta manera, podrás comenzar a incursionar en el mundo de la cocina poco a poco. Hasta el punto de incorporar en tu cotidianidad este aspecto que pensabas imposible. Al superar esa creencia limitante o cualquier otra observarás en tu vida y en tu auto-concepto un cambio importantísimo.

Un apoyo externo muy eficaz para lograr cambiar los conceptos predefinidos, como por ejemplo cambiar hábitos, es el coaching con PNL.

La idea fundamental es cambiar las creencias limitadoras por otras potenciadoras. No tengas miedo y anímate a desafiar tus creencias limitantes. Al salir de nuestra zona de confort, logramos completar objetivos y empezamos a cambiar.

Al cambiar una creencia limitante se genera un efecto dominó en todo nuestro sistema de creencias. Es decir, al romper una de esas afirmaciones, se apertura un nuevo planteamiento sobre los demás conceptos preestablecidos que hemos adoptado.

Tratamientos y terapias para eliminar las creencias limitantes

No es fácil eliminar las creencias limitantes, sobre todo cuando se encuentran muy arraigadas en nuestro inconsciente.

En cuyo caso, no se trata simplemente de sustituir estas creencias por otras o establecer un plan de acción. Aquí se hace necesario recurrir a otras técnicas, como la hipnosis, que permite evadir los obstáculos del inconsciente para conseguir el cambio deseado.

Algunas creencias limitantes son el resultado de episodios traumáticos. Con lo cual, conllevan una carga emocional importante. Y, aunque sepamos que determinado pensamiento es falso, seguiremos creyendo en éste.

Para eliminar estas creencias limitantes se requieren herramientas que permitan liberar el malestar emocional asociado, como la técnica EFT. (en caso de hacer este servicio enlazarlo)

Asimismo, suele ser bastante efectiva la EMDR, una técnica que ayuda a re-procesar el trauma emocional.

Por último, si piensas que alguna creencia limitante te esa impidiendo desarrollar todas tus potencialidades, es el momento de tratarla y eliminarla.

Te ofrecemos nuestros servicios, conocimientos, experiencia y profesionalidad. Recuerda, las barreras establecidas por nosotros mismos son las más difíciles y, a su vez, las más fáciles de superar.

Abrir chat
Escribenos por Whatsapp
Hola!
Puedes escribirnos por aqui para pedir cita