Saltar al contenido

La importancia psicologica de perder el tiempo

UN HOMBRE ABURRIENDOSE

Siempre existirá una lista interminable de tareas que terminar y trabajo que hacer, y la cultura de la productividad incansable nos dice que debemos llegar a ella de inmediato y sentirnos tremendamente culpables por cualquier tiempo malgastado. Pero la verdad es que una vida dedicada a responder a los correos electrónicos es aburrida. Y el tiempo “perdido” es, de hecho, altamente gratificante y necesario.

¿No lo crees? Tómalo del creador de “Bandeja de entrada cero”. Como informa Oliver Burkeman en The Guardian, Merlin Mann recibió el encargo de escribir un libro sobre su sistema de correo electrónico simplificado. Dos años más tarde, abandonó el proyecto y, en lugar de ello, publicó un blog (ya borrado) sobre cómo había pasado tanto tiempo centrándose en cómo pasar bien su tiempo.

El problema viene cuando pasamos tanto tiempo persiguiendo desesperadamente la productividad, nos resistimos a tomarnos descansos de verdad, de esos que nos hacen desconectar, o mejor dicho, conectar con otra cosa que solo nos sirve para cambiar nuestro foco de atención y que muchas veces nos puede llevar a la atención plena.

Muchas veces aplazamos el sueño, o vamos a dar un largo paseo, o a leer al lado de la ventana, y aun si no conseguimos no conseguimos quitarnos la culpabilidad y nos volvemos a conectar con el que deberíamos estar haciendo, y por lo tanto la experiencia la experiencia de aburrirnos conlleva una carga de culpabilidad.

Por el contrario, también hay una inclinación a volverse hacia la pereza, a la vía menos satisfactoria de todos ellas: sentados en nuestro escritorio, frente a nuestro ordenador, navegamos por sitios web y actividad que frecuentemente ni nos da felicidad ni mejor nuestra productividad.

Tenemos la idea de que siempre debemos estar disponibles, trabajar todo el tiempo “.

Las desventajas son obvias: terminamos dividiéndonos en zonas mientras estamos en el ordenador, buscando distracción en los medios sociales, diciéndonos a nosotros mismos que estamos “en modo multitarea” mientras realmente gastamos mucho más tiempo del necesario en las tareas más básicas.

un hombre en el trabajo aburrido

 

Además, nos estamos perdiendo los beneficios mentales y físicos del tiempo dedicado a nosotros mismos. La gente come en el escritorio y se alimenta con el ordenador, es horrible. Deberían ir a dar un paseo, a la cafetería, simplemente alejarse “, dice. “Incluso las fábricas victorianas tenían algún tipo de descanso.

Es como si tuviéramos que trabajar muy duro todo el tiempo. Como Alex Soojung-Kim Pan, autor de REST: Why You Get More Done When You Work Less, que escribe en Nautilus, encontró que grandes personajes como Charles Dickens, Gabriel García Márquez y Charles Darwin tenían horarios bastante relajados, trabajando durante cinco horas al día o menos.

La verdad es que, el trabajo se amplía para llenar el tiempo que se da y, para la mayoría de nosotros, podríamos pasar menos horas en la oficina y aún así conseguir la misma cantidad de trabajo hecho. Pero esto no nos toca a nosotros cambiarlo, aunque si nos dejan…

A veces, incluso las actividades que pretenden ser un placer como ver una película, o ir a correr-pueden verse afectadas por un sentido de la responsabilidad. Muchos directores de cine ven películas en velocidad de avance rápido, por lo que pueden obtener la esencia rápidamente. Y tal vez lo hagan, pero, la verdad, no experimentarán el placer de sumergirse en un mundo cinematográfico.

Perder el tiempo es recargar la batería y despejar. Tomarse el tiempo para ser completa y orgullosamente improductivo terminará por mejorar tu trabajo.  Pero también es satisfactorio para ti mismo.

Incluso perder algo de tiempo como si de una patata fueras delante del televisor tiene su función, desconectar, aunque recomiendo que se elija sabiamente el programa para no acabar conectado con cosas que en realidad harían el efecto contrario…

Al final del día, todos tenemos la necesidad de perder el tiempo, ya sea hojeando una revista, caminando alrededor de nuestra casa o simplemente no hacer nada. Deberíamos abrazar estos momentos y verlos como lo que son: tiempo bien empleado.

¡Así que ya sabes, a aburrise un poquito!

Fuentes

Oliver burkeman estudio

Darwin perdia el tiempo y tu deberias

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jcom.12107/abstract

[Total:0    Promedio:0/5]