Saltar al contenido

El olvido Psicologia

Existen distintas teorías que intentan explicar las causas del olvido, en ocasiones, esas causas provienen de lesiones cerebrales que afectan a estructuras memoristicas, pero en otros casos no están tan claras; de ahí que los psicólogos discrepen sobre la explicación del olvido normal, es decir, el que nos sucede a todos en relación a muchos aprendizajes y vivencias que un dia poseímos. 

Teorias de la Psicologia del Olvido

Teoría del desuso

Cuanto menos se utiliza la información memorizada, mayormente tiende a borrarse y desaparecer, y producir el olvido. Esta hipótesis es defendida habitualmente por los psicólogos de orientación conductista. Como ya dijimos, éstos interpretan la memoria como una relación especial entre el estímulo y la respuesta. Cuanto más se practique, más fuerte será la conexión y mayor resistencia ofrecerá al olvido

Según ellos, la memoria consiste en una sucesión de engramas. Se conoce con este nombre a la huella que el aprendizaje, que deja en la corteza cerebral. Si el circuito neuronal correspondiente a
un engrama se activa frecuentemente, la huella de la memoria tiende a hacerse más profunda. En el caso contrario, va eliminándose poco a poco.

Sin embargo, esta teoría encuentra gran dificultad para explicar algunos fenómenos como la memoria súbita o la aparición de recuerdos olvidados en los sueños.

Teoría de la interferencia:

Afirma esencialmente que los nuevos aprendizajes repercuten negativamente en los antiguos, de tal manera que una información nueva tiende a borrar otra información retenida con anterioridad.

Teorías motivacionales y emotivas

Inspiradas esencialmente en Freud y el Psicoanálisis. Para ellas, el olvido se encuentra íntimamente relacionado con la represión, Es decir, olvidamos aquellos sucesos o aprendizajes que nos resultan desagradables o que poseen connotaciones emocionales negativas para nosotros, Así, el olvido sería como un mecanismo de defensa de nuestro psiquismo con el fin de evitar la ansiedad
que nos producen ciertos recuerdos.

En ocasiones, el olvido obedece a causas fisiológicas, las cuales provocan graves trastornos de la memoria. Así sucede con la llamada demencia senil, que afecta cuanto menos al 15% de las personas mayores de 65 años; o con el mal de Alzheimer, que ataca igualmente a personas de avanzada edad. Esta’enfermedad, que es incurable hoy en día, actua gradualmente,  pordruciendo  olvidos ocasionales hasta terminar en una pérdida casi absoluta de la memoria. Las últimas investigaciones relacionan la enfermedad de Alzheimer con la desaparición progresiva en el cerebro de un neurotransmisor llamado acetilcolina.

Este descubrimiento abre nuevas vías para posteriores estudios sobre los mecanismos fisiológicos de la memoria

Ciertas lesiones cerebrales producidas por traumatismos o heridas encefálicas pueden producir amnesias (pérdidas totales o parciales de memoria) o afasias (pérdidas totales o parciales del habla o de la comprensión de determinados nombres y vocablos, es decir, de la capacidad de la memoria léxica)
En ocasiones, sin embargo, sucede lo contrario. Debido a ciertas causas fisiológicas se produce una actividad desmesurada de la memoria.

Recuerdos y Memoria

Hipermnesias: consisten en recordar imágenes o sucesos completamente olvidados desde hace mucho tiempo. Tales casos suelen suceder a causa de altísimas fiebres, frente a un peligro inminente de muerte, bajo la influencia de hipnosis.

Paramnesias la mayoría de las personas las padecen ocasionalmente; consisten en creer que algo que está sucediendo en ese mismo momento ya se ha vivido con anterioridad. Literalmente significan recuerdos falsos. En las terapias psicoanalíticas aparecen con frecuencia, los pacientes inventan falsas historias de su infancia.

Finalmente, diremos que el olvido es un hecho normal y necesario, porque si conserváramos nuestra memoria todas las experiencias vividas resultaría imposible organizar los recuerdos.

Dos cuestiones interesantes que se han planteado en relación con el tema del olvido han sido las siguientes:

 

¿Podemos olvidar voluntariamente, es decir, podemos forzarnos a nosotros mismos a olvidar un recuerdo que no deseamos tener? Las investigaciones realizadas al efecto e incluso nuestras propias experiencias particulares, indican claramente que no podemos olvidar ni cuando queremos ni lo que queremos. La capacidad de descartar voluntariamente un recuerdo, sólo afecta a la posibilidad de suprimir de nuestra memoria el mantenimiento activo de datos obtenidos hace poco tiempo.

 

¿Qué explicación tiene ese fenómeno de olvido tan frecuente de olvido transitorio conocido con el nombre de “fenómeno de la punta de la lengua”? Todos lo hemos sentido en numerosas ocasiones: tratamos de recordar un nombre o una fecha, y somos incapaces de hacerlo, aunque sabemos perfectamente que lo recordamos. Al cabo de un tiempo breve -y habitualmente cuando estamos pensando en otra cosa- repentinamente nos viene a la cabeza el nombre que buscábamos.

En realidad, este fenómeno no obedece al olvido propiamente dicho, sino que es debido a un fallo momentáneo en nuestra capacidad de recuperar la información almacenada en la MLP.

Mirate este blog si tus ganas insaciables de saber necesitan más información ¿Por qué se me olvidan las cosas?

 

[Total:0    Promedio:0/5]