Saltar al contenido

Las Alucinaciones

Las alucinaciones

Tener una alucinación, sentir algo que no existe, es una experiencia preocupante que puede deberse a muchas causas, afortunadamente, estas causas suelen carecer de importancia.

Tener visiones o alucinaciones es la forma más frecuente de describir ya sea por alguno de nuestros sentidos o incluso varios al mismo tiempo, algo que en realidad no está. Puede darse en cualquiera de los sentidos, en un momento oímos algo, olemos, sentimos un gusto, vemos algo que en realidad no está. Las alucinaciones son desencadenadas de tal modo que evitarlas es tan sencillo como eludir la causa que las ha provocado inicialmente.

La excepción se produce cuando el motivo es una enfermedad grave así pues, podemos en la mayoría de los casos interpretar las alucinaciones como una interferencia o desarreglo temporal en el funcionamiento normal del cerebro.


Alucinaciones en niños y ancianos

Las alucinaciones en niños son frecuentes y menos preocupantes.

Existen pocos padres que no hayan tenido que sobrellevar alucinaciones de sus hijos en forma de terrores nocturnos. El niño está en la cama despierto, quizá nervioso, y tras una hora aproximadamente empiezan las alucinaciones. De pronto, el niño empieza a sentir que la habitación aumenta de tamaño o que se hace muy pequeño. Puede oír ruidos extraños y sentir hormigueos en las piernas. En ocasiones las imágenes vistas de las pesadillas pueden parecer después de que el niño se ha despertado, no se sabe exactamente cómo se produce este tipo de fenómenos, pero en cualquier caso la causa no es grave.

Otro asunto es la respuesta que pueden dar los padres a un niño que ha sufrido un episodio de este tipo. Es necesario transmitir cariño y tranquilidad y no expresar alarma o preocupación.

En ancianos también es frecuente que aparezcan alucinaciones sobre todo en Estados de demencia senil. La demencia senil consiste en un progresivo deterioro físico y mental ya veces en edades avanzadas. El único tratamiento es, de nuevo, transmitir cercanía y y afecto.

Consejo: Los terrores nocturnos de los niños se controlan pronto con la presencia reconfortante de los padres

Otras causas de las alucinaciones

Puede haber ciertas situaciones que nos generan también alucinaciones, como un gran cansancio, el hambre, o su combinación. Pueden provocar alucinaciones y es bastante frecuente en realidad. La más frecuente de las causas es la que es producida por el cansancio, que es la que se experimenta a conducir grandes distancias durante varias horas. Se da una sensación de inestabilidad o borrosidad en la visión que obliga a conductor a descansar.

Alucinaciones y enfermedades mentales

Las alucinaciones pueden ser síntomas de alteraciones mentales, en estos casos representan un problema más importante.

La esquizofrenia por ejemplo se caracteriza por periodos de alucinaciones. Estas alucinaciones son más frecuentes en las que hemos comentado anteriormente y que se deben a causas más puntuales. Ejemplo de una alucinación debida a un estado en el que el paciente tiene esquizofrenia puede ser la transformación a monstruo de nuestra mascota, como por ejemplo, nuestro gato lo vemos como enorme o con más de 2 ojos.

La epilepsia y la entidad hereditaria muy rara denominado Corea de Huntington, puede provocar también alucinaciones. Lo mismo ocurre con los tumores cerebrales.

Las alucinaciones no solo son síntomas sino también señales de alarma. Lo habitual es que estos pacientes se encuentran ya bajo tratamiento médico en el momento de sufrir alucinaciones. Por lo que recomendamos que, si estas alucinaciones se han dado de manera frecuente, se acuda un especialista para realizar una evaluación.

¿Qué tengo que hacer si tengo alucinaciones?

Si tienes una alucinación no tienes porqué necesariamente acudir a un médico. Tiene poco sentido acudir a consulta si por ejemplo notas cierta borrosidad en tu visión al conducir durante horas o estás muy cansado. Cuenta tambien con que si bebes alcohol con frecuencia o estás tratando de dejar de beber puedes tener alucinaciones como manifestación de un síndrome de abstinencia. En este caso, la consulta con su médico debe ser inmediata si no está ya en contacto con él. En general una alucinación es un motivo de alarma que debe consultarse siempre y cuando no se deban a las anteriores situaciones.

¿Un terror nocturno puede ser una alucinacion?

Depende. Soñar despierto no tiene nada que ver con las alucinaciones, por muy vívidos que sean los sueños siempre se encuentra bajo cierto control pudiéndose modificar su curso si está soñando. La persona que alucina no puede controlar lo que ocurre. Que es una de las características de las alucinaciones

 

¿UnaPersona ciega puede tener alucinaciones?

Si, es posible que una persona invidente tenga alucinaciones. Las alucinaciones no sólo consisten en visiones, sino que todos los sentidos puede ser objeto de una alucinación. Además algunos ciegos pueden llegar a tener alucinaciones en las que sientan como si estuviesen viendo de nuevo. Esto puede ocurrir con relativa facilidad en cuando las personas nacieron con vista.

Las visiones y los sonidos extraños son las formas más frecuentes de alucinación. Los otros sentidos que nos den de frecuencia pueden ser objeto de alucinaciones son el olfato y el tacto siendo el último el gusto.

[Total:0    Promedio:0/5]