Saltar al contenido

6 Formas de afrontar una Crisis Existencial

La crisis existencial puede aparecer tanto en el primer cuarto de vida y es muy común tambien en la mediana edad, pero estos términos describen períodos donde nos hacemos muchas preguntas, pasamos por dudas existenciales sobre el futuro y sobre el pasado.

Muchas veces un cambio importante en la vida, sin importar la edad, puede desencadenar este tipo de crisis existenciales.

Las principales situaciones de la vida que provocan la crisis existencial

Cuestiones de trabajo y carrera: Podrías preguntarte si estás en el camino adecuado de tu carrera, si estarías más contento haciendo otra cosa, y cuál es el sentido en realidad de tu trabajo.

Preocupación por las relaciones: Puede que te importe encontrar una pareja, pensar en un importante cambio como el matrimonio o pensar de nuevo en una relación duradera.

Los cambios en la estructura familiar: El tener hijos, el apoyo a familiares mayores o enfermos, y el tratar con hijos adultos que se van de casa puede plantear problemas de importancia y prioridades en la vida.

Preguntas sobre el propósito de la vida: El simple hecho de preguntarse cuál es el sentido de su vida y cómo las elecciones se convierten en un objetivo mayor puede llevar a veces a una crisis existencial.

Si estás atravesando una de estas experiencias, debes saber que estas preocupaciones que suelen generar ansiedad son tratables y generalmente pasajeras.

Prueba las siguientes estrategias para convertir este reto en una gran oportunidad de crecimiento y un nuevo sentido de la vida.

Busca tu pasión

Si crees que la falta de un propósito o sentido está causando tu crisis existencial, puedes adoptar un planteamiento activo para reactivar tu pasión por la vida.

Prueba a usar un ejercicio de investigación de tu pasión para tener una idea más clara de lo que te falta en tu vida y cómo puedes encontrarlo. En pocas palabras, un ejercicio de búsqueda de esa pasión es una forma de profundizar en lo que podría ser tu propósito y averiguar los puntos prácticos para convertirlo en realidad.

Un ejercicio de busqueda de tu pasión te llevará a través de seis pasos clave:

  • Prepárate para una profunda reflexión
  • Contesta a las preguntas para ponerte en contacto con tus gustos e intereses Medite en sus respuestas
  • Saca las conclusiones de la exploración…
  • Encuentra maneras de hacer realidad tus objetivos
  • Aprende a hacer frente a los desafíos y a amoldarse a los cambios

En muchos casos, verás que trabajar en este mismo proceso te ayudará a reducir la ansiedad en torno a tus inseguridades y a descubrir estrategias concretas para hacer cambios positivos.

Cuestiona tus ” debería”…

Las crisis existencial está frecuentemente vinculada a ideas sobre lo que “debería” haber logrado o lo que “debería” estar haciendo en este punto de la vida. Veamos algunos ejemplos comunes:

  • “Ya debería estar casada”.
  • “Mi carrera debería estar más avanzada en este momento.”
  • “Siempre esperé tener hijos a esta edad.”
  • “Otras personas de mi edad parecen saber exactamente lo que quieren de la vida.”

Observa que hay diferentes formas de expresar estos “deberes”, pero todos se resumen en la idea de que de alguna forma no estás a la altura de un estándar exterior.

En algunos casos, sin embargo, te darás cuenta de que no crees o no te preocupas por los principios a los que intentas estar a la altura. Prueba a escribir una lista de todos los “deberes” que pueden estar relacionados con tu crisis actual, y luego pregúntate a ti mismo: ¿Realmente creo en esta afirmación? Esta es una técnica relacionada con la práctica de reformular los falsos pensamientos (que proviene de la terapia cognitiva conductual), y puede servirle para ver cómo sus pensamientos hacen que sus situaciones parezcan peores de lo que realmente son.

A medida que trabajas en este proceso, recuerda también que los objetivos pueden cambiar – por ejemplo, lo que querías hace cinco años puede no ser lo que quieres hoy, y eso está bien. Trata de no mantener expectativas anticuadas que ya no se aplican a tu vida.

Por otra parte, vale la pena señalar que los “deberes” están profundamente basados en las expectativas de la sociedad y en tus propias observaciones sobre otras personas. Una cosa que puede ayudar es descansar de los medios sociales, que a menudo pueden incitarte a compararte con los demás e internalizar los “deberes” de otras personas, incluso cuando tú no los valoras realmente.

Centrate en el autocuidado

Cuando se trata de una crisis existencial, puede parecer que sólo las grandes soluciones son útiles.

¡Pero no infravalores la gran diferencia que pueden suponer los hábitos más esenciales! Cuidando bien de ti mismo en el día a día, te ayudarás a tener éxito en la gestión de los grandes conflictos que pueden estar en la base de tu crisis.

Si te sientes agobiado e inseguro, tómate el tiempo necesario para realizar tantas formas de autocuidado como te sea posible y observa cómo va cambiando tu punto de vista una vez que hayas tenido la posibilidad de volver a recargarte:

Intenta dormir lo suficiente cada noche
Beber mucha agua y comer una dieta equilibrada
Muévete con cualquier forma de ejercicio que disfrutes
Pasa el tiempo libre con tus seres queridos
Practicar la meditación u otro tipo de práctica de mindfulness
¡Diviértete! Date espacio para leer una novela, ir al cine, hornear un pastel o lo que sea que te ayude a descomprimirte, e intenta no juzgarte por desviar la atención de tu crisis.

También puede ser útil que pruebes cosas nuevas que suenen interesantes, aunque no estés seguro de a dónde te conducirán. Comenzar un nuevo pasatiempo o tomar una nueva clase puede ser una forma poderosa de cuidarte.

Apoyate en tu Circulo Social

Pasar por una crisis existenical a menudo puede resultar solitario; puedes sentirte como si fueses el único que no lo tiene todo resuelto.

Pero esta clase de desafíos son en realidad muy comunes! Aunque pueda parecer aterrador o incómodo, intenta compartir algo de lo que estás pasando con tus amigos de verdad y tus seres más queridos. Lo más probable es que estén pasando por desafíos similares, o que hayan lidiado con sus propias crisis en el pasado. Escuchar cómo lo han afrontado puede ayudarte a sentirte menos solo y darte ideas sobre cómo seguir adelante, y puede que descubras que también tienes algunos consejos útiles para ellos.

La idea clave aquí es reformular la crisis vital o existencial como una parte normal de la vida humana, en lugar de un fracaso o algo que no esté bien.
Al ver cómo las experiencias de los demás son similares a las tuyas, es probable que te sea más fácil asimilar la idea de que tu crisis es tanto una ocasión para crecer como un desafío.

Piensa en la posibilidad de trabajar con un psicólogo

No importa con qué tipo de crisis estés lidiando, trabajar con un psicólogo o también puede ser una forma útil de enfrentar tus desafíos.

La psicoterapia personalizada para las crisis existenciales puede ser una buena opción si estás lidiando con síntomas de ansiedad, depresión u otros problemas de salud mental. En la terapia, tendrás un espacio seguro para poder procesar tus pensamientos y emociones sobre lo que está pasando, y también aprenderás técnicas concretas para superar la crisis.

Si tu crisis vital está relacionada con cuestiones profesionales o con una búsqueda de objetivos generales, puede ser una opción útil. En especial si buscas motivación, inspiración y estrategias para avanzar en un nuevo camino de vida, la psicología es una forma eficaz de trabajo para alcanzar tus objetivos.

Con mipsicologomadrid, puedes aprender más sobre los diferentes tipos de terapia y pedir cita de manera presencial o a través de nuestros psicólogos online.

Abrir chat
Escribenos por Whatsapp
Hola!
Puedes escribirnos por aqui para pedir cita